Loader Image
Ausencia de autoridades = anarquía en los mares de BCS

Ausencia de autoridades = anarquía en los mares de BCS

Mayo 20, 2019 Published in Armando Figaredo

Como todos sabemos, y sino aquí lo recordamos, México tiene más de 11 mil kilómetros de litorales además de las 200 millas náuticas (unos 370 kilómetros) de Zona Económica Exclusiva desde sus costas, o sea que cuenta con unos 3 millones de kilómetros cuadrados de dominio territorial lo que es verdaderamente impresionante si lo comparamos con varios países del mundo. Pero lo verdaderamente trascendente de estos números es que parece que nunca se ha valorado la gran importancia y responsabilidad que esto significa.

Para empezar, los conocimientos sobre el mar de las comunidades costeras son bastante raquíticos, ni qué decir de los que viven hacia el interior del país. Y es así que tampoco existe la suficiente infraestructura para su explotación racional, ni tampoco para la concientización y la motivación de incentivar o inculcar la cultura marina a través de la educación ni mucho menos para su control y vigilancia.

Pues todo lo anterior no es nuevo. Lo que sí es preocupante y yo diría alarmante, es que con el cambio de gobierno pues se esperaba (yo creo que por dar el beneficio de la duda, aún se espera) que las actuales autoridades mostraran el interés o la intención de voltear a esta enorme riqueza marítima que posee nuestro país pero, al parecer, no va a ser así, o al menos hasta el momento no es así.

Como decía, al menos en el tema de vigilancia y la intención no solo de conservar sino de preservar nuestros mares ya desde gobiernos anteriores dejaba mucho que desear a pesar de que en los últimos meses de la administración de Peña Nieto (nov. 2017) se gritó a los cuatro vientos que el Área Natural Protegida del Archipiélago de Revillagigedo se extendía 14.8 millones de hectáreas para evitar la pesca comercial y deportiva, sin duda la más grande ANP de su historia. Sin embargo, hoy en día sabemos que barcos de pesca deportiva de Estados Unidos han sido denunciados por la propia Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) sin que hasta el momento se hayan tomado cartas en el asunto o dado a conocer alguna sanción por parte de PROFEPA (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) sin contar otras ya que por la escasísima vigilancia se siguen cometiendo agravios por la insaciable pesca comercial en esta extensa zona.

De hecho aquí mismo en Baja California Sur, tanto la PROFEPA como la SEMARNAT y la misma Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA) poco han hecho por vigilar y sancionar a infractores ya sea por falta de recursos, ineficiencia (las más de las veces) y por supuesto por corrupción e intereses creados (que es lo mismo) como se ha reportado en varias ocasiones cuando se denuncia el indebido uso de redes no selectivas, pesca y comercio ilegal de especies marinas, sobreexplotación pesquera y otras monerías.

Seguimos viendo extracción ilegal de especies como la más de reciente (existen evidencias en imágenes) de las móbulas (manta rayas voladoras) que está protegidas por la NOM 029, sin que CONAPESCA, CONANP y mucho menos la PROFEPA hayan intervenido para denunciar y sancionar.

Lo mismo sigue pasando con la comercialización ilegal de especies como el marlin o el dorado que se siguen ofreciendo en restaurantes no solo en Los Cabos y en el resto de Baja Sur sino en todo el país, cuando es sabido o más bien ignorado que su venta está prohibida por ser una especie reservada para la pesca deportiva.

Además, es tal la ignorancia y el engaño que de las 200 especies comestibles en nuestros mares, realmente la mayoría se se desconocen y las que se conocen sustituyen por otras (claro que más baratas pero que dan el “gatazo”) y el consumidor, ni en cuenta. Y es que no hay cultura del mar ni mucho menos de la gastronomía, el bacalao lo sustituyen por el cazón; el marlin (prohibido) por el atún dizque ahumado; sierra por cochito u otra de menor calidad; el basa por el mero, y así (cheque el estudio en video de la periodista Laura Prieto Uribe con la participación de Renata Terrazas, de Océanos de México por citar un ejemplo y que aquí se anexa)

Así las cosas del descuido y la ausencia de la autoridad en los mares, hoy en día, en este mes de mayo de 2019.